Canciones feministas

Conocí a Sensei a través de mi hijo Stéphane Kosen. No tenía prisa por practicar. Formaba parte de un grupo feminista muy activo y luchábamos contra el patriarcado. Así que los patriarcas zen no me interesaban.

Poco a poco, vi que Stéphane estaba cambiando y eso me animó a venir. Empecé a practicar en el verano de 1978 en la sesshin de Val-d’Isère. Siempre he tenido un espíritu muy provocador. Para expresarlo, solía escribir esbozos y canciones [con la melodía de La mauvaise réputation de Brassens]:
Lo que dijo el Maestro Dogen,
¿Lo aplicamos en la rue Pernety?
Hombres y mujeres iguales,
¡En el Dojo de París, todo son palabras!
Sensei se lo tomó muy mal.


Al año siguiente, me dije: « Voy a hacer otra sesshin, intentémoslo de nuevo ». También había preparado una canción [con la melodía de La Parisienne de Marie-Paule Belle] que decía:
Aún no soy monja, te preguntarás, te preguntarás,
No soy un bodhisattva, dicen.
No tengo rakusu, no me importa, no me importa,
¡Pero soy mushotoku, y estoy hasta el cuello!
No tengo satori, pero eso es una pena, ¡eso es una pena!

Y Sensei se lo tomó con una sonrisa.

Entrevista a Josy Thibaut realizada por Ko Ei en 2017.